jueves, 18 de junio de 2015

DIGNA DE MUSEO. SAVAGE BEAUTY DE ALEXANDER MCQUEEN.

No quería prescindir en el blog, del último artículo que me han publicado ya que es muy importante para mí,  tanto por la importancia de su contenido como por lo emocionante que fue esta visita moderil y el viaje a Londres.
Pata todo aquel que no haya podido leerlo todavía, aquí os traigo DIGNA DE MUSEO.

Los museos albergan en sus salas algunas de esas disciplinas creadas por el hombre que han sido catalogadas como arte, sobre todo la pintura y la escultura, con las que el ser humano no solo pretende crear objetos hermosos sino transmitir con ellos emociones y sentimientos a todo aquel que dedique unos instantes a apreciarlos. Estas disciplinas artísticas a lo largo de la historia han evolucionado y enriqueciendo salas de museos que incluso han ido incorporando la fotografía y la moda, dos disciplinas cada vez más valoradas que luchan por un hueco en las salas de exposiciones más prestigiosas.
El eterno debate continúa y la moda sigue sin estar catalogada oficialmente como arte ya que el objeto creado tiene una función que no es meramente artística, tiene una finalidad principal que es vestir a las personas. En principio estoy de acuerdo, pero es justo añadir que esta artesanía ha evolucionado llegando a ser algo muy conceptual en ocasiones. Se ha adaptado mucho mejor que ciertas artes a los cambios sociales y a las épocas, incluso me atrevería a decir que la moda ha sido en gran parte creadora de muchas de ellas, y si a esto le añadimos que siempre ha mostrado objetos hermosos y que ha transmitido emociones y sentimientos a todo aquel que ha dedicado unos instantes a apreciarla, es más que suficiente para admitir que el derecho a compartir salas en los grandes museos con la pintura y la escultura está más que merecido.


Las exposiciones de moda suelen tener una temática o están dedicadas a la obra de un gran diseñador como han sido las de Balenciaga, Dior, Alaïa, Givenchy, Yves Saint Lauren o Gaultier. He podido disfrutar de todas estas exposiciones y en todas ellas he visto piezas muy hermosas e interesantes, valorando las aportaciones de cada uno de estos creadores a la industria de la moda, las sociedad y las épocas, llegando incluso a despertarme alguna emoción, pero no puedo evitar decir que ninguno de los anteriores lo ha hecho con tanta intensidad como “Savage Beauty”, la exposición dedicada a la obra de Alexander McQueen con la que actualmente cuenta el Victoria & Albert Museum de Londres y que todo amante o curioso de la moda debería visitar.


McQueen siempre ha sido un gran diseñador, un visionario que no conocía límites a la hora de crear y que actualmente está catalogado como el diseñador más talentoso e imaginativo de nuestros tiempos. Desde sus inicios sus prendas han estado cargadas de una gran intensidad emocional e incluso visceral, fusionando emociones y políticas, sentimientos, sueños y miedos, enfrentando la fuerza y la fragilidad con mezclas de tejidos innovadores, uniendo en una misma prenda los rigores de la sastrería con la riqueza y la ligereza de la Alta Costura. Tras sus colecciones siempre hay una gran historia, investigación y mucha alma, cualidades que eran ensalzadas durante el desfile de presentación con unas puestas en escena que emocionaban al público como nadie había conseguido hasta el momento, envolviéndolos por completo en la atmósfera del desfile, creando mundos irreales basados en las más oscuras realidades y haciéndoles partícipes de la historia que quería contar… las hermosas y oscuras historias interiores de McQueen.



La exposición muestra las prendas que mejor transmiten los conceptos más importantes que inspiraron al diseñador durante toda su carrera como el romanticismo, presente en muchas versiones durante toda la muestra, el mundo gótico con prendas de su colección “supercalifragilísticoespiralidoso” como mayor exponente, la historia, incluida la de sus antepasados durante la caza de brujas que fue la base de su colección “In memory of Elizabeth”. Su fascinación por la naturaleza, su rareza y la crueldad del reino animal que tanto marcó su obra está también presente en algunas de las salas al igual que su extraño interés por la anatomía humana, pero sobre todo, la exposición muestra la mezcla de todos estos conceptos, que dieron como fruto unas piezas que rozan lo sublime.
Cada una de las salas está perfectamente ambientada. La música es la misma que sonaba durante la presentación de las colecciones para que los visitantes se sientan parte de la atmósfera que se creó aquel día durante el desfile. Desfiles que eran todo un espectáculo de moda conceptual y que sin lugar a dudas no dejaron indiferente a ninguno de los asistentes. El cierre de la colección llamada “Número 13” (primavera-verano 1999) en el que Shalom Harlow era atacada por dos robots que disparaban pintura sobre su vestido, será siempre recordado en el mundo de la moda, incluso el propio diseñador lloró de emoción. Imposible olvidar el tétrico y hermoso sanatorio mental que montó para su colección “Voss” y la partida de ajedrez viviente con la que termino su desfile de la colección “It´s only a game”… Esos desfiles no son simple ropa, esto no es solo moda.


Si preguntáramos a cualquiera de los seguidores o admiradores de Lee, como le llamaban sus amigos, nos diría que en cada uno de las 34 desfiles para su propia firma y los creados para Givenchy durante su corta estancia como director creativo, además de ver magníficas colecciones ejecutadas a la perfección, se respiraba arte en muchas de las prendas. Yo también estoy de acuerdo con ellos, porque lo que eleva a un objeto a la categoría de arte no es solo el objeto en sí o su discutible utilidad, sino la capacidad de emocionar que tiene, y sin lugar a dudas, para conseguir eso, McQueen era un maestro, un artista,

Los museos se adaptan, evolucionan y buscan obras nuevas que despierten el interés y la emoción del público. “Savage Beauty” ya demostró en 2011 con más de 650.000 visitas en el Metropolitan de Nueva York y lo sigue haciendo en Londres con las entradas agotadas. La moda interesa, es valorada por gran variedad de públicos y es admirada y disfrutada tanto o más que cualquier otro arte que vive en los museos, por lo que es inevitable decir que “Savage Beauty” es el máximo exponente de que la moda… ES DIGNA DE MUSEO.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mira lo que han dicho...